Cajete trípode decorado  | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
 Cajete trípode decorado  | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
 Cajete trípode decorado  | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
 Cajete trípode decorado  | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
 Cajete trípode decorado  | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Región Valle de México
Período Posclásico tardío
Año 1250-1521 d.C.
Técnica Barro modelado y moldeado, alisado y pulido, con engobe rojo, aplicaciones y pintura poscocción negra.
Medidas 14.2   x 9  cm
Ubicación Piezas de Arte Prehispánico en diálogo
Investigador

Descripción

Los cajetes trípodes son una de las expresiones más características durante el Posclásico. Algunas de estas piezas tienen una forma muy sencilla, y otras tienen un profuso decorado, basta recordar los cajetes que con un gran colorido siguen un estilo semejante al que se plasmaba en los códices. Las piezas decoradas fueron utilizadas como vajilla por las personas de elite, aunque también se ocupaban durante ceremonias religiosas o bien colocados como parte de ofrendas.

La pieza 58 es un cajete trípode modelado en barro color crema de cuerpo con paredes ligeramente curvo-convergentes, borde y labio redondeados, de base y fondo planos, tres soportes moldeados y con decoración al pastillaje. Presenta un acabado alisado en toda la pieza, mientras que algunas secciones fueron cubiertas con un engobe rojo cuya superficie fue pulida.

Probablemente un engobe anaranjado se utilizó como base para cubrir la pared exterior del cajete y, sobre éste, se colocó un engobe color rojo que fue aplicado y pulido en la misma sección. Posteriormente, fue recubierta una sección con pintura negra, aunque ahora se observa una franja intermedia erosionada.

 En el área cercana a la boca del cajete, en su pared exterior, se pintó una banda ancha color negro grafito, que además fue pulida, y al interior del cajete se aplicó un engobe rojo pulido. La base y las caras posteriores de los soportes fueron también decorados con engobe rojo y pulidos.

Este cajete es peculiar, pues presenta al menos cuatro decoraciones que vale la pena comentar. Sobre el cuerpo de la pieza, en su cara exterior y en la sección cercana al borde se colocó la cabeza de un personaje, probablemente alguna deidad, moldeada en barro. Parte de su tocado se ha perdido y presenta una prominente nariguera que tapa su boca. Pueden observarse sus ojos y sus orejas. Presenta además restos de pintura roja, pero se encuentra mayormente erosionada en su superficie.

Esta aplicación se encuentra colocada en medio de dos soportes que fueron moldeados y que presentan un personaje masculino, con una nariz particularmente grande, con orejeras circulares y una sonrisa en el rostro. Estos soportes se elaboraron con molde y probablemente al encontrarse huecos tenían en la parte interna una pequeña esfera de cerámica, sirviendo éstos como sonaja. Cabe destacar que no presentan pintura, pero en su parte posterior tienen una capa de engobe rojo pulido.

 El tercero es un soporte que representa un ave colocada de espaldas con la cabeza dirigida hacia atrás, las alas desplegadas como abrazando el soporte y las patas extendidas hacia abajo. En la parte inferior se observa un círculo y de cada lado salen pequeñas bandas en una forma curva, semejando quizá un chorro de agua.

Los cajetes trípodes son una de las expresiones más características durante el Posclásico. Algunas de estas piezas tienen una forma muy sencilla, y otras tienen un profuso decorado, basta recordar los cajetes que con un gran colorido siguen un estilo semejante al que se plasmaba en los códices. Las piezas decoradas fueron utilizadas como vajilla por las personas de elite, aunque también se ocupaban durante ceremonias religiosas o bien colocados como parte de ofrendas.

Otras piezas de la sala