Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Chromosome Damage | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Período Siglo XXI
Año 2013-2014
Técnica Pastel, carbón y acrílico sobre papel estraza
Medidas

71 x 51 cm c/u

Ubicación Sala 5. Pulsiones y transgresiones
Investigador

Descripción

Estas siete obras forman parte de la serie Chromosome Damage (Cromosoma dañado), compuesta por más de cien dibujos de figuras antropomorfas –aparentemente femeninas– que parecen encontrarse a mitad de camino entre lo humano, lo divino y lo animal. El título de la serie proviene de una canción homónima de Chrome, un grupo de rock experimental de San Francisco.

La serie retoma imágenes y motivos iconográficos de esculturas y restos arqueológicos mexicas, especialmente de las deidades Coatlicue, Tlaltecuhtli y Cihuacóatl. Las tres son diosas femeninas de la tierra, que encarnan símbolos duales sobre la muerte y el sacrificio, la fertilidad y la vida. Las deidades mexicas estaban conformadas por dualidades entre el origen y la destrucción, principios fundamentales de una cultura basada en ciclos entre la vida y la muerte, en la cual el sacrificio representaba la garantía de la vida y el orden natural. El papel estraza, los tonos rojizos, cafés y amarillos de las piezas, remiten precisamente a esta cualidad de índole telúrica.

Las obras muestran figuras inacabadas, en movimiento, que se retuercen y desdoblan mostrando diferentes partes de su cuerpo. Algunas parecen haber sido capturadas en un proceso de metamorfosis, cargadas de energía y con una fuerza desbordada, capaz de crear, como las deidades mexicas, todo el universo. En palabras del artista, “estos dibujos buscan la forma de representar cómo se deforma el universo, cómo se disuelve y retuerce la materia, para luego recombinarse frente a nuestros ojos”.

Las figuras de Chromosome Damage parecen estar hiladas las unas a la otras, sosteniendo un diálogo con saltos en el tiempo, a partir de alusiones a la arqueología mexica, la obra de José Clemente Orozco, Henri Matisse, Francis Bacon y Willem de Kooning. El resultado es una serie de dibujos perturbadores donde lo divino y lo prosaico, lo sensual y lo grotesco, se funden en una misma cosa.

EKA, diciembre 2019

https://drawingroom.org.uk/exhibitions/Chromosome-Damage

https://drawingroom.org.uk/shop/chromosome-damage-daniel-guzman

https://www.yaconic.com/daniel-guzman/

https://www.tierraadentro.cultura.gob.mx/daniel-guzman-la-eterna-transformacion-de-la-figura/

Estas siete obras forman parte de la serie Chromosome Damage (Cromosoma dañado), compuesta por más de cien dibujos de figuras antropomorfas –aparentemente femeninas– que parecen encontrarse a mitad de camino entre lo humano, lo divino y lo animal. El título de la serie proviene de una canción homónima de Chrome, un grupo de rock experimental de San Francisco.

Otras piezas de la sala