Vasija con efigie de animal | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Vasija con efigie de animal | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Vasija con efigie de animal | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Vasija con efigie de animal | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Vasija con efigie de animal | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Vasija con efigie de animal | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Vasija con efigie de animal | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Región Veracruz
Período Formativo tardío-Protoclásico
Año 300 a.C.-300 d.C.
Técnica Barro modelado, con decoración incisa y toques de chapopote
Ubicación Piezas de Arte Prehispánico en diálogo
Investigador

Descripción

Del centro de Veracruz procede un nutrido grupo de vasijas y figurillas de barro que corresponden a la llamada cultura de Remojadas, en su elaboración exhiben rasgos regionales de las manifestaciones culturales del centro de Veracruz y que Medellín Zenil estudió por primera vez en el municipio de Soledad de Doblado. Son de muchos tipos y cubren la totalidad del arco temporal que le corresponde a las civilizaciones prehispánicas de Mesoamérica.

Fue a partir de los años cuarenta del siglo pasado que Ekholm en la Huasteca, Stirling en Cerro de las Mesas y Medellín Zenil comenzaron a dar forma a la arqueología veracruzana tal y como hoy la conocemos. En aquellos años existía un interés particular en averiguar la antigüedad de los yacimientos arqueológicos en estudio. En realidad había una cierta obsesión, podría decirse que hasta una forma de competencia, por comprobar que estos desarrollos culturales poseían una dimensión cronológica hasta entonces insospechada.

Ekholm y Stirling pudieron fundamentar la existencia de ocupaciones del período Formativo temprano en los sitios estudiados por ellos, pero Medellín Zenil es posible que de manera un tanto arbitraria terminara por hacer de algunos de sus objetos ejemplos de una producción equivalente aunque ahora sabemos que por distintas razones técnicas terminó por sobrestimar su posición temporal respondiendo de esta manera a la presión académica que sin duda ejercían en sus investigaciones los resultados de sus colegas.

La cronología de Medellín definitivamente se encuentra “corrida” hacia abajo, esto es, otorga a los objetos mayor antigüedad de la que en realidad tienen. El caso de esta interesante vasija que probablemente proviene de Remojadas, el mismo sitio que excavó Medellín por años, debe haberse elaborado justo al iniciar nuestra era, no en el período Formativo. Se trata de un vaso con la efigie de un animal representado de cuerpo entero aunque sumamente difícil de reconocer. Tiene un largo hocico y aparenta encontrarse sentado en cuclillas.

La pieza muestra todos los rasgos estilístico esperables en las manifestaciones artísticas de Remojadas, la manera en que las cejas se juntan en el tabique nasal y prosiguen a manera de una línea continúa hasta la punta de la nariz, en este caso del hocico, es absolutamente característico del modelado de las figura típicas de la “cultura” de Remojadas. A los lados del vaso se distinguen dos orejas rectangulares que acentúan el carácter geométrico de las expresiones plásticas tempranas del Centro de Veracruz.

Del centro de Veracruz procede un nutrido grupo de vasijas y figurillas de barro que corresponden a la llamada cultura de Remojadas, en su elaboración exhiben rasgos regionales de las manifestaciones culturales del centro de Veracruz y que Medellín Zenil estudió por primera vez en el municipio de Soledad de Doblado. Son de muchos tipos y cubren la totalidad del arco temporal que le corresponde a las civilizaciones prehispánicas de Mesoamérica.

Otras piezas de la sala