Mujer tocándose el pecho | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Mujer tocándose el pecho | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Mujer tocándose el pecho | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Mujer tocándose el pecho | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Mujer tocándose el pecho | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Mujer tocándose el pecho | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Región Desconocida
Período Desconocido
Técnica Barro modelado con pastillaje
Ubicación Salas de Arte Contemporáneo. Piezas Prehispánicas
Investigador

Descripción

De esta escultura hueca, cabe suponer que formaba parte de una obra mayor, tal vez una figura femenina de cuerpo entero, puesto que en la base plana tiene una abertura circular de diámetro mediano en la que bien pudo ensamblarse una forma tubular que sobresaliera del complemento de la pieza; se trataría del sistema de unión conocido como “caja y espiga”, similar al utilizado en las cariátides o Atlantes de la ciudad de Tula. De tal modo, resulta más claro que en la imagen que vemos, el artista modeló el torso desnudo hasta la cintura, en la que la banda ancha en altorrelieve parece representar una faja o ceñidor que sostendría un enredo o falda. 

Los rasgos estilísticos son muy singulares, de ahí que no se precise la atribución cultural, no obstante, en una publicación Jacqueline Larralde de Sáenz la incluyó en una breve sección de obras procedentes de Apatzingán, Michoacán.

Destaca el tocado, que en la vista posterior ha perdido un fragmento; a base de aplicaciones, simula una banda textil con tres tiras enrolladas en otra simple que rodearía toda la cabeza; dado que no se ve cabello, recuerda un atractivo peinado característico de algunas comunidades indígenas de Oaxaca, en el que los mechones de pelo se lían con madejas de hilo grueso. Con la misma técnica del pastillaje se dio forma a unas prominentes cejas, a los ojos cuidadosamente detallados y a la boca con los labios entreabiertos. Cabe la posibilidad de que las grandes perforaciones en las orejas sostuvieran adornos exentos.

Los hombros resaltados y de apariencia huesuda, los brazos delgados, los senos flácidos, así como la cintura ancha pudieran indicar que se trata de una anciana. En la antigua Mesoamérica la vejez constituyó un medio para obtener prestigio social, conlleva una sabiduría adquirida y funciones como la de ser depositarios de la memoria histórica de la comunidad.

De esta escultura hueca, cabe suponer que formaba parte de una obra mayor, tal vez una figura femenina de cuerpo entero, puesto que en la base plana tiene una abertura circular de diámetro mediano en la que bien pudo ensamblarse una forma tubular que sobresaliera del complemento de la pieza; se trataría del sistema de unión conocido como “caja y espiga”, similar al utilizado en las cariátides o Atlantes de la ciudad de Tula. De tal modo, resulta más claro que en la imagen que vemos, el artista modeló el torso desnudo hasta la cintura, en la que la banda ancha en altorrelieve parece representar una faja o ceñidor que sostendría un enredo o falda. 

Otras piezas de la sala