Comedor. La colección, entre lo particular y lo común

La función arquitectónica de esta parte de la casa fue el consumo de alimentos, por lo que tradicionalmente se le ha llamado Comedor. La habitación está ricamente decorada con molduras de madera y yeso, así como pintura que simula papel tapiz, misma que da calidez al espacio; en tanto que las primeras generan una sensación de ritmo y orden. Es tradición de las familias mexicanas decorar los comedores con gran lujo y agasajar a invitados y comensales con delicias culinarias. La comida puede durar horas, por lo que la comodidad y la belleza de las habitaciones se cuidaba particularmente, complementándola con enseres que señalaran igualmente el estatus de la familia.

Esta sala alberga algunas obras selectas de la Colección de Arte Virreinal y del Siglo XIX, misma que se formó como resultado de un intenso coleccionismo de carácter particular. Entre las piezas que contiene, algunas son singularmente importantes porque ejemplifican a la perfección la producción de algunos artistas de primera línea, o bien sintetizan la labor de una época concreta.

La conservación y estudio de piezas de un artista particular, permite adentrarse en el desarrollo artístico individual. Para ello se deben reconocer características personales de manufactura, formas de solucionar composiciones o figuras, elementos decorativos, o maneras de abordar la función deseada. Cada uno de estos aspectos puede relacionarse con épocas concretas o situaciones históricas precisas, por lo que son piezas valiosas en la colección.

Otras obras son importantes pues representan aspectos más comunes en el arte, muchas veces repetidas por su efectividad o por el gusto de la sociedad patrocinadora en ciertos modelos. Su valor se relaciona con lo que tienen en común, por lo que permiten vislumbrar una generalidad de ideas compartidas que nos acercan la sociedad que las creó.

Por su parte, los objetos utilitarios muestran el lujo que alcanzaron algunas familias de su momento, expresado por objetos elaborados con materiales valiosos, o piezas suntuosas por su apariencia.  En esta sala tenemos algunas muestras de estas variantes en los intereses y patrocinio de las sociedades virreinal e independiente, que se relacionan con devociones privadas y gustos en el mobiliario doméstico, aunque también es probable que algunas piezas fueran realizadas para espacios públicos.