Retablo a la Virgen de San Juan de los Lagos | Salas de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla
Retablo a la Virgen de San Juan de los Lagos | Salas de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla
Retablo a la Virgen de San Juan de los Lagos | Salas de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla

Anónimo

Retablo a la Virgen de San Juan de los Lagos

{
Región San Juan de los Lagos, Jalisco
Período Siglo XX
Año 1901
Técnica Óleo sobre lámina
No. registro EXVO.00695

Inscripciones y/o leyendas

Transcripción:

En el año de 1901 le aconteció a Refugio Espinoza que yendo un dia para su rancho el pirul iba montado en burro cuando lo mordió un perro del mal inbocó a la Sma Virgen de San Juan y no le faltó remedio alguno para curarse y mediante su intersecion a restablecer su salud… reconocimiento de gratitud

Actualización de las grafías:

En el año de 1901 le aconteció a Refugio Espinoza, que yendo un día para su rancho el Pirul, iba montado en burro cuando lo mordió un perro del mal. Invocó a la Santísima Virgen de San Juan y no le faltó remedio alguno para curarse y mediante su intercesión a restablecer su salud. Reconocimiento de gratitud.

Transcripción:

Descripción

A Nuestra Señora de San Juan de los Lagos.

Al costado izquierdo del retablo se observa a Nuestra Señora de San Juan posada sobre una base de madera; a la derecha se encuentra un señor de bigote montado sobre un burro café. Ambos  - el hombre y su animal -  están siendo atacados por un perro negro, al cual le sale sangre por la boca.

Oleo sobre lámina.

Obra mexicana de manufactura popular.

Fechada en 1901.

Transcripción:

En el año de 1901 le aconteció a Refugio Espinoza que yendo un dia para su rancho el pirul iba montado en burro cuando lo mordió un perro del mal inbocó a la Sma Virgen de San Juan y no le faltó remedio alguno para curarse y mediante su intersecion a restablecer su salud… reconocimiento de gratitud

Actualización de las grafías:

En el año de 1901 le aconteció a Refugio Espinoza, que yendo un día para su rancho el Pirul, iba montado en burro cuando lo mordió un perro del mal. Invocó a la Santísima Virgen de San Juan y no le faltó remedio alguno para curarse y mediante su intercesión a restablecer su salud. Reconocimiento de gratitud.

 

A Nuestra Señora de San Juan de los Lagos.

Otras piezas de la sala