Retablo a Nuestra Señora de San Juan de los Lagos | Colección de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla
Retablo a Nuestra Señora de San Juan de los Lagos | Colección de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla
Retablo a Nuestra Señora de San Juan de los Lagos | Colección de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla

Anónimo

Retablo a Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

Región San Juan de los Lagos, Jalisco
Año 1894
Período
Siglo XIX
Técnica Óleo sobre lámina
Investigador

Inscripciones y/o leyendas

Transcripción:

“En el Rancho de Sandovales en ocho de Enero de 1894, Maria Sostenes Sandoval se haya enferma de punsadas de caveza, hasta estar distraeda y viendo su esposo Hilario y su hijo Juan que no tomava alivio por la curacion que se le hizo, se valieron de la proteccion de Maria Santisima de San Juan, y consiguio su salud. Y para constancia mandó este”.

 

Actualización de las grafías:

En el Rancho de Sandoval, el ocho de enero de 1894, María Sóstenes Sandoval se hayaba enferma de punzadas de cabeza, hasta estar distraída; y viendo su esposo Hilario y su hijo Juan que no tomaba alivio por la curación que se le hizo, se valieron de la protección de María Santísima de San Juan, y consiguió su salud. Y para constancia mandó este [retablo].

Transcripción:

Descripción

A Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

A la izquierda, la imagen de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos rodeada de una mandorla de nubes, a su derecha, en un espacio interior, un hombre vestido como caporal y un niño hincados en actitud orante. Al fondo, una mujer acostada en una cama cubierta con una cobija roja.

Óleo sobre lámina.

Obra mexicana de factura popular.

Fechada en 1894.


Transcripción:

“En el Rancho de Sandovales en ocho de Enero de 1894, Maria Sostenes Sandoval se haya enferma de punsadas de caveza, hasta estar distraeda y viendo su esposo Hilario y su hijo Juan que no tomava alivio por la curacion que se le hizo, se valieron de la proteccion de Maria Santisima de San Juan, y consiguio su salud. Y para constancia mandó este”.

 

Actualización de las grafías:

En el Rancho de Sandoval, el ocho de enero de 1894, María Sóstenes Sandoval se hayaba enferma de punzadas de cabeza, hasta estar distraída; y viendo su esposo Hilario y su hijo Juan que no tomaba alivio por la curación que se le hizo, se valieron de la protección de María Santísima de San Juan, y consiguió su salud. Y para constancia mandó este [retablo].

A Nuestra Señora de San Juan de los Lagos

Otras piezas de la sala