Flauta globular con la representación de un guerrero | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Flauta globular con la representación de un guerrero | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Flauta globular con la representación de un guerrero | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Flauta globular con la representación de un guerrero | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Flauta globular con la representación de un guerrero | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Flauta globular con la representación de un guerrero | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Flauta globular con la representación de un guerrero

Cultura Maya
Región Maya, probablemente del norte de Yucatán, de Oxkintok o Xculoc, o bien de la isla de Jaina en Campeche
Período Clásico tardío
Año 600-909 d.C.
Técnica

Barro modelado con incisiones y aplicaciones

Medidas 18.4   x 5.6  x 8.4  cm
Ubicación Sala 6. Arte, forma y expresión
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1229
Investigador (es)

Descripción

Aerófono de filo con cámara en forma de cápsula o glóbulo que cuentan con uno o más orificios para cambiar la altura de sonido; a diferencia de las flautas tubulares, en las globulares no es posible obtener sonidos armónicos. La cámara de la flauta representa a un guerrero ataviado con armadura acolchada, lleva sobre la frente las anteojeras distintivas de los guerreros según la usanza del Altiplano central y porta orejeras de las que cuelgan largas plumas. La embocadura está colocada en la parte posterior mientras que el orificio que permite cambiar la altura tonal se encuentra en la base de la efigie.

Gonzalo Sánchez

La procedencia de la pieza es desconocida, aunque por estilo y diseño podría proceder del norte de Yucatán, concretamente de la ciudad de Oxkintok o de Xculoc, donde existen personajes esculpidos en piedra que están ataviados con la misma indumentaria. Igualmente, se conocen silbatos semejantes procedentes de otras regiones de Tabasco, como Tortuguero o Palenque, pero fue en la Isla de Jaina, ubicada en el estado mexicano de Campeche, uno de los sitios en donde más figurillas de este tipo se manufacturaron.

Se trata de un silbato de barro que representa a un joven regordete que cubre todo su cuerpo con una cota de algodón y sobre ésta y atado a la cintura se deja ver un sencillo faldellín. En el pecho porta un pectoral cuyo adorno central tiene forma de pie. La cota de algodón suele identificarse como indumentaria de guerra y se reconoce en personajes esculpidos en el siglo VII en ciudades mayas del norte de Yucatán, como Oxkintok y Xculoc, que ejercían de atlantes en algunos monumentos (dibujo 1 ) pero es una escultura de la ciudad de Oxkintok la que presenta verdaderas similitudes con esta figurilla, el señor esculpido en una de las columnas del Palacio Ch’ich del Grupo Ah Canul de Oxkintok es prácticamente exacto a esta figurilla, es también relativamente obeso y va ataviado con una cota de algodón muy similar a la de nuestro protagonista, coincidiendo que porta un pectoral con forma de mano. (Dibujos 2 y 3)

Las coincidencias entre estos dos personajes no sólo se limitan a la indumentaria, sino que los rostros y los tocados son también muy semejantes. Ambos personajes tienen un semblante menos estilizado que las figurillas de tradición estilo Jaina vistas hasta ahora, cuyos rostros se alargan por las exageradas modelaciones cefálicas. El señor de Oxkintok y el personaje modelado, tienen los rostros y carrillos  más amplios, y los ojos saltones, cerrados y los párpados voluminosos, ejerciendo en el espectador un efecto de gran serenidad. En el caso de la figurilla de barro se advierten unas escarificaciones triangulares invertidas debajo de los ojos cerrados.

También son muy similares los tocados que portan: una banda en la parte delantera adornada, por cuentas en el caso de la figurilla, y en el caso de la escultura adornada con diseños geométricos y espirales. También portan el mismo tipo de adorno o tocado de plumas que se eleva en la parte posterior de la cabeza; los adornos que ambos llevan en los tobillos y arranques de los pies son muy semejantes: rosetas en el caso de la figura de Oxkintok y círculos concéntricos en el caso de la figurilla del Museo Amparo.

Ya se ha comentado en otros silbatos, que podrían haber formado parte de un ajuar funerario, ya que en el norte de Yucatán se mantiene la tradición muy activa todavía de elaborar silbatos para el día de muertos. En el pueblo de Maxcanú, ubicado a escasos kilómetros de la antigua ciudad maya de Oxkintok, se conserva muy viva esta tradición de manufacturar silbatos para el día de muertos, por eso nos preguntamos si esta figurita de barro no sería la representación del mismo guerrero que hay en Oxkintok y que se fabricase para acompañarle a la otra vida como parte de su ajuar funerario.

BIBLIOGRAFÍA

POLLOCK, Harry. 1980, The Puuc: an architectural Surrey of the hill Country of Yucatan and Northern Campeche, Mexico. Memoirs of the Peabody Museum, 19, Harvard University, Cambridge.

Ana García Barrios

Aerófono de filo con cámara en forma de cápsula o glóbulo que cuentan con uno o más orificios para cambiar la altura de sonido; a diferencia de las flautas tubulares, en las globulares no es posible obtener sonidos armónicos. La cámara de la flauta representa a un guerrero ataviado con armadura acolchada, lleva sobre la frente las anteojeras distintivas de los guerreros según la usanza del Altiplano central y porta orejeras de las que cuelgan largas plumas. La embocadura está colocada en la parte posterior mientras que el orificio que permite cambiar la altura tonal se encuentra en la base de la efigie.

Gonzalo Sánchez

Otras piezas de la sala