Figura femenina | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figura femenina | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figura femenina | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figura femenina | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figura femenina | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figura femenina | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Desconocida
Región Huasteca
Período Clásico
Año 200-900 d.C.
Técnica

Barro modelado, con aplicaciones de pastillaje

Medidas 20.7   x 8  x 4.6  cm
Ubicación Sala 2. El mundo religioso
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1186
Investigador

Descripción

Las figurillas, como suele llamarse a este tipo de escultura cerámica de pequeñas dimensiones, se han hallado en varias regiones de Mesoamérica, en la cuenca de México, en la zona huasteca, en Oaxaca, en la costa del golfo y en la zona maya, y fueron producidas desde épocas tempranas, es decir, desde el período Preclásico tardío y continuaron en algunas zonas hasta el Posclásico. Han sido muy importantes para los estudios actuales pues representan a la figura humana en variadas formas, actividades y actitudes, y es por ello que podemos conocer las funciones que llevaban a cabo hombres y mujeres así como su posición dentro de la organización social.

En las figuras masculinas es común observar a individuos de alto estatus, guerreros o jugadores de pelota; a las mujeres, se acostumbraba representarlas cargando niños, amamantando, con cántaros o en postura de danza. No conocemos el contexto arqueológico en que se encontraba nuestra pieza. Fue hecha en barro con la técnica del pastillaje, muestra elementos comunes con otras estatuillas femeninas como la desnudez, la postura corporal rígida, grandes senos, cadera y piernas anchas, características que se han relacionado con la fertilidad y por tanto con la fecundidad de la tierra y la agricultura, manifestaciones que sin duda, fueron trascendentes para los pueblos prehispánicos.

Los rasgos faciales inexpresivos indican que se trata de una mujer joven; los ojos están hechos mediante una perforación; en la boca semi abierta se aprecian los labios gruesos y las orejeras se muestran pegadas al rostro. Lleva un collar y brazaletes en brazos y rodillas que posiblemente indiquen un alto rango social dentro del grupo al que pertenecía.

Las figurillas, como suele llamarse a este tipo de escultura cerámica de pequeñas dimensiones, se han hallado en varias regiones de Mesoamérica, en la cuenca de México, en la zona huasteca, en Oaxaca, en la costa del golfo y en la zona maya, y fueron producidas desde épocas tempranas, es decir, desde el período Preclásico tardío y continuaron en algunas zonas hasta el Posclásico. Han sido muy importantes para los estudios actuales pues representan a la figura humana en variadas formas, actividades y actitudes, y es por ello que podemos conocer las funciones que llevaban a cabo hombres y mujeres así como su posición dentro de la organización social.

Otras piezas de la sala