Collar con cuentas esféricas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Collar con cuentas esféricas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Desconocida
Región Desconocida
Período Desconocido
Técnica

Amatista pulida por desgaste

Medidas

0.8 x 1 cm (diámetro) 51 cuentas

Ubicación Sala 4. Sociedad y costumbres
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1123
Investigador

Descripción

Numerosas cuentas semiesféricas integran este collar, el color y la transparencia permiten identificar que son de amatista, un cuarzo púrpura cuyas tonalidades van desde la intensa hasta la violeta claro.

Es una piedra semipreciosa que se encuentra en México y de la cual existen remotos testimonios de su uso. Para el Preclásico medio, se sabe que los olmecas de la costa del Golfo la obtenían del estado de Guerrero. En el siglo XVI la amatista es mencionada por fray Bernardino de Sahagún, en su Historia general de las cosas de la Nueva España, entre los materiales que tallaban los lapidarios nativos. Estos dos ejemplos polares en la temporalidad de la historia de Mesoamérica nos llevan a reconocer una desarrollada industria lítica, así como complejas redes de distribución y circulación que se establecieron entre los distintos pueblos.

De la joyería entre los mesoamericanos podemos deducir que su uso fue generalizado; orejeras, narigueras, collares, brazaletes, pulseras, anillos, pendientes y otros adornos formarían parte, en mayor o menor medida, del atuendo de hombres y mujeres de los distintos estratos que conformaban las sociedades.

Como se sabe, entre las importantes funciones simbólicas de la ornamentación se hallan el embellecimiento y la ostentación de la identidad personal y grupal, y en este orden de ideas, la materialidad de los objetos es muy significativa. Los adornos mencionados se hicieron con plumas, garras, dientes, hueso, concha, barro, una extensa variedad de piedras y metales; es evidente que algunos materiales estaban restringidos para un limitado número de individuos, como los gobernantes y sus familias, los sacerdotes, guerreros y otros miembros de las élites.

Seguramente este collar perteneció a una mujer u hombre de clase elevada; si en su caso la amatista era un material exógeno, pudo tener una valoración adicional y conferirle mayor prestigio a su usuario.

Numerosas cuentas semiesféricas integran este collar, el color y la transparencia permiten identificar que son de amatista, un cuarzo púrpura cuyas tonalidades van desde la intensa hasta la violeta claro.

Otras piezas de la sala