Máscara antropomorfa estilo Mezcala | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara antropomorfa estilo Mezcala | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara antropomorfa estilo Mezcala | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara antropomorfa estilo Mezcala | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara antropomorfa estilo Mezcala | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Máscara antropomorfa estilo Mezcala | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Máscara antropomorfa estilo Mezcala

Cultura Tradición Mezcala
Región Guerrero
Período Preclásico
Año 800-300 a.C.
Técnica

Desgaste, incisión, acanalado, perforación, pulido y bruñido

Ubicación Piezas de Arte Prehispánico en diálogo
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 919
Investigador

Descripción

A Miguel Covarrubias (1961:117) se debe la definición del “estilo Mezcala” en la década de 1960, apoyado en piezas hechas en diorita, calcita, andesita, metadiorita, serpentina, pórfido, anhidrita y silicatos de color verde veteado y jaspeado, que desgraciadamente en su mayoría carecían de datos contextuales y que consideraba originarias de la cuenca del río Mezcala en el estado de Guerrero. Estos objetos se caracterizan por su forma esquemática y con sus rasgos apenas sugeridos, donde agrupa figurillas y máscaras simétricas, figuras hechas sobre hachas petaloides y máscaras planas de obsidiana y piedras duras (Covarrubias, 1948:88). Posteriormente, Carlo Gay (1967:5-6) restringe el término Mezcala a uno de los grupos de Covarrubias, relacionando la forma de las piezas con las materias primas empleadas en su elaboración. Así, él emplea el término de “estilo Mezcala” a las piezas que presentan una simplicidad y abstracción en sus diseños mediante cortes y planos rectos, tendiendo a ser geométricos, mientras que a otro de los grupos lo llama de “estilo chontal” por sus representaciones más realistas o naturalistas y al último lo denomina “estilo Sultepec” donde destacan las narices prominentes o desproporcionadas con respecto al rostro (Gay, 1967).

Desafortunadamente, son pocas las piezas de este “estilo” halladas en contexto arqueológico, como las siete piezas de Ahuináhuac (cuatro rostros humanos, dos de cuerpo y una zoomorfa) fechadas para el Preclásico tardío (800-300 a.C; Paradis, 1991:62), las seis piezas de la Organera-Xochipala (tres figurillas de cuerpo entero y tres cabecitas) del Epiclásico (650-1000 d.C.; Reyna, 2003:26; 2006:46), dos figurillas antropomorfas de Cuetlajuchitlán del Preclásico tardío (800-300 a.C.), dos figurillas humanas de la Cueva del Huarache (Edgar Pineda, 2006:comunicación personal), una figurilla más en el poblado de Mezcala, tres más en el Cerro de los Muñecos y tres máscaras antropomorfas en la Cueva del Coyote en Teloloapan (González y Olmedo, 1990:30).

Cabe señalar que uno de los principales problemas para la asignación geográfica y cronológica del “estilo Mezcala” radica en la enorme cantidad de piezas falsificadas hechas con herramientas modernas (taladros y discos eléctricos, limas, lijas de agua, polvo de esmeril, cincel y martillo) desde 1935 por artesanos de Taxco, Cocula e Iguala, las cuales conforman colecciones particulares tanto en Museos de México como en el extranjero (Mastache, 1988:203-209).

Asimismo, son más numerosas las piezas de “estilo Mezcala” recuperadas de contextos arqueológicos fuera del área Mezcala, como en Xochicalco, Morelos, y el Templo Mayor de Tenochtitlan en la Ciudad de México. Precisamente los materiales de este último han sido los mejor estudiados desde el punto de vista morfológico por Bertina Olmedo Vera y Carlos Javier González (1986). Entre sus resultados identificaron 39 grupos de variantes y 19 piezas aisladas para las máscaras y 36 grupos y tres piezas aisladas para las figuras antropomorfas de cuerpo completo (Olmedo y González, 1986:188). Ellos destacan una gran diversidad morfológica y de diseños en las figurillas, agrupándolas en dos conjuntos: las relacionadas con el “estilo Mezcala” definido por Covarrubias y las que parecen de estilo Teotihuacano o tienen su influencia (Olmedo y González, 1986:246-247). Sin embargo, señalan que es tan grande la variabilidad en formas y diseños que seguramente reflejan la diversidad de tradiciones lapidarias en Guerrero, algunas de distribución más limitada que otras (Olmedo y González, 1986:248).

Por estas problemáticas en los estudios estilísticos de lo Mezcala, se ha propuesto abordarlas desde el enfoque tecnológico, tomando como ejemplo los objetos antropomorfos de serpentinita del Templo Mayor de Tenochtitlan, colecciones diversas recuperadas en contextos arqueológicos, así como en colecciones privadas, para de esta manera contrastar técnicas y procesos empleados en su manufactura y caracterizar estilos y tradiciones regionales y temporales (Melgar y Solís, 2006).

La muestra de estudio (donde se incluye la 919) consta de cuatro piezas lapidarias que presentan diversos elementos morfológicos semejantes a los propuestos por Carlo Gay y Miguel Covarrubias para definir y clasificar el estilo Mezcala de Guerrero, que como anteriormente se señaló, se caracterizan por su simplicidad y abstracción en los diseños mediante cortes y planos rectos, tendiendo a ser geométricos.

Por ello, esta es una de las piezas podríamos considerarlas como de estilo Mezcala, específicamente máscaras antropomorfas de rasgos esquemáticos, elaboradas en piedra verde, probablemente serpentinita con vetas claras y ocres de tonalidades diversas.

Se trata de una máscara antropomorfa Mezcala de serpentinita verde con vetas blancas y ocres, presentan rasgos esquemáticos y líneas rectas a manera de los rasgos faciales, acanaladuras, profundas e incisiones para marcar las oquedades oculares, la nariz y la boca. Presentan tocados en la cabeza. Las técnicas de manufactura que se pueden apreciar en la imagen es desgaste, incisión, acanaladura, perforación, desgaste rotativo y acabado o bruñido. El tocado de la pieza 919 parece ser zoomorfo, quizás corresponda a la cabeza de un pato, dicha morfología se ha detectado en diversos sitios del centro de México y Veracruz.

A Miguel Covarrubias (1961:117) se debe la definición del “estilo Mezcala” en la década de 1960, apoyado en piezas hechas en diorita, calcita, andesita, metadiorita, serpentina, pórfido, anhidrita y silicatos de color verde veteado y jaspeado, que desgraciadamente en su mayoría carecían de datos contextuales y que consideraba originarias de la cuenca del río Mezcala en el estado de Guerrero. Estos objetos se caracterizan por su forma esquemática y con sus rasgos apenas sugeridos, donde agrupa figurillas y máscaras simétricas, figuras hechas sobre hachas petaloides y máscaras planas de obsidiana y piedras duras (Covarrubias, 1948:88). Posteriormente, Carlo Gay (1967:5-6) restringe el término Mezcala a uno de los grupos de Covarrubias, relacionando la forma de las piezas con las materias primas empleadas en su elaboración. Así, él emplea el término de “estilo Mezcala” a las piezas que presentan una simplicidad y abstracción en sus diseños mediante cortes y planos rectos, tendiendo a ser geométricos, mientras que a otro de los grupos lo llama de “estilo chontal” por sus representaciones más realistas o naturalistas y al último lo denomina “estilo Sultepec” donde destacan las narices prominentes o desproporcionadas con respecto al rostro (Gay, 1967).

Otras piezas de la sala