El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico
Silbato con personaje antropomorfo que porta un tocado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Silbato con personaje antropomorfo que porta un tocado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Silbato con personaje antropomorfo que porta un tocado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Silbato con personaje antropomorfo que porta un tocado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Silbato con personaje antropomorfo que porta un tocado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Silbato con personaje antropomorfo que porta un tocado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Silbato con personaje antropomorfo que porta un tocado

Cultura Tlatilco
Región Valle de México
Período Preclásico medio
Año 1200-400 a.C.
Técnica

Barro modelado e inciso, con aplicación de pastillaje y puntillado

Medidas 26.6   x 16.2  cm
Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 621
Investigador

Un elevado número de figuritas de Tlatilco representan personajes femeninos de rostros muy estilizados y caderas anchas. Sin embargo, esta pieza representa a un varón que sigue los cánones del arte Tlatilco. El cuerpo es esquemático, los dedos de las manos apenas se marcan con tres incisiones; los pies son muñones gruesos y planos que permiten que la figura se mantenga en pie.

El rostro es ancho y esquemático, de rasgos geométricos, con una nariz aguileña pronunciada que recuerda al pico de un ave. Los ojos almendrados y oblicuos con los iris perforados proporcionan gran expresividad al rostro.

El foco de atención en esta figura se sitúa en su atavío y adornos. El tocado de plumas se eleva como una gran cresta sobre la cabeza modelada y oblicua. Las distintas tonalidades de las plumas del penacho dan idea de la variedad de aves que se emplearon. Este tipo de tocado no es habitual en las figuras de Tlatilco, donde más bien se distinguen por llevar tocados a modo de casquetes o gorros. Las orejeras circulares y de gran tamaño también son elementos indicativos de estatus, pero pierden su protagonismo ante el elevado tocado y el elaborado atavío superior del pecho y brazos que porta.

El personaje sin duda está preparado para un evento especial, sus adornos de cuello y brazos así lo indican. El pectoral es voluminoso y da sensación de pesadez, aunque nada indica que esté realizado con material pétreo, como cuentas o mosaicos de piedras, más bien parece que se trata de un tipo de tela enrollada, al igual que la cobertura de los brazos, que sigue el mismo diseño pero con algunas esferas cosidas que están dispuestas a lo largo del brazo, podrían ser simplemente adornos de alguna piedra verde, o tal vez cascabeles de barro, de semillas o por qué no, realizados con algunos de los moluscos que obtenían en su entorno lacustre y que pudieran producir algún sonido musical, lo que daría sentido a la posibilidad de que fueran objetos similares a cascabeles, más cuando la figura en sí misma es un silbato.

Los brazos hacía delante bien podrían indicar que el personaje está en pleno proceso de danza, tal vez una danza donde el ejecutante actúa como un ser volador; la nariz en forma de pico corto puede estar en relación con el elevado tocado de ave, al igual que la disposición de sus brazos como si fueran alas. Este tipo de interpretaciones estaba a cargo de personajes especiales dentro de las sociedades antiguas mesoamericanas, eran los técnicos espirituales o chamanes, los encargados de conectar con el mundo de lo sagrado para lograr curaciones, visualizar la caza, etcétera.

 

Bibliografía:

Covarrubias, Miguel. Arte indígena de  México y Centroamérica. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1961.

García Moll Roberto, et al. Catálogo de entierros de San Luis Tlatilco, México, Temporada IV, Serie Antropología Física-Arqueología. México: INAH, 1991.

Guzmán Ramírez, Gezabel. “Tlatilco: retorno al elogio del cuerpo femenino”. En 9° Congreso Centroamericano de Historia, editado por Ronny Viales, Juan José Marín, Allan Fonseca, Andrés Cruz y Gabriela Soto, 2943-2961. Costa Rica: Universidad de Costa Rica, 2008.

Nebot García, Edgar. Tlatilco, los herederos de la cultura Tenocelome, BAR Internacional, Serie 1280. Oxford: Archaeopress, 2004.

Sabau García, María Luisa y María Olga Sáenz González. México en el mundo de las colecciones de arte: Mesoamérica, editado por Sabau García, María Luisa y María Olga Sáenz GonzálezMéxico: UCOL, 1994.

Salas Cuesta, María Elena y Patricia Olga Hemández Espinoza. Revista Anales de Atropología, 31 (1994): 63-87.

Tiesler, Vera y Arturo Romano Pacheco. El modelado del cráneo en Mesaoamérica. Emblemática costumbre milenaria. Arqueología Mexicana nº 94 (2008): 18-25.

Vaillant, George C. “A Pre-Columbian Jade. Artistic Comparasion which suggests the identification of a New Mexican Civilization”. En México en el mundo de las colecciones de arte: Mesoamérica. México: UCOL, 1994

Un elevado número de figuritas de Tlatilco representan personajes femeninos de rostros muy estilizados y caderas anchas. Sin embargo, esta pieza representa a un varón que sigue los cánones del arte Tlatilco. El cuerpo es esquemático, los dedos de las manos apenas se marcan con tres incisiones; los pies son muñones gruesos y planos que permiten que la figura se mantenga en pie.

Obras de la sala

El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico