Cabeza antropomorfa de personaje muerto | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Cabeza antropomorfa de personaje muerto | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Cabeza antropomorfa de personaje muerto | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Cabeza antropomorfa de personaje muerto | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Cabeza antropomorfa de personaje muerto | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla
Cabeza antropomorfa de personaje muerto | El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo | Museo Amparo, Puebla

Cabeza antropomorfa de personaje muerto

Región Centro Sur de Veracruz
Período Clásico Tardío
Año 600-900 d.C
Técnica Arcilla moldeada y modelada con aplicaciones
Medidas 15.5   x 11.2  x 7.8  cm
Ubicación Salas de Arte Contemporáneo. Piezas Prehispánicas
Investigador

Descripción

La representación en terracota de personas muertas entre los grupos del Centro de Veracruz suele tener características muy particulares y distintas a la representación de descarnados.

En algunos casos se muestran con ojos cerrados y párpados con indicador de daño, sea por incisiones o modelado; en otras ocasiones se cubren los ojos con bandas que representan tela de algodón; pero lo más común para indicar que el personaje está muerto es la posición de la boca, ésta se observa abierta anatómicamente en relación al rostro, a diferencia de las figurillas con asociación a Xipe-Tótec donde la boca se encuentra en una posición desarticulada al rostro pues refiere a piel desprendida, en el caso de fallecidos la boca puede también tener pequeñas aplicaciones en los labios que indican el proceso de putrefacción del cuerpo.

Esta pieza corresponde a la cabeza de una figurilla con dimensiones de 15.5 cm de alto y 12 cm de ancho, por relación corporal con las proporciones 1:3 (relación cuerpo-cabeza) de las esculturas registradas en área, la altura total de está rondaría los 62 cm de pie. Su técnica de elaboración es moldeada y modelada con acabado alisado en pasta de color anaranjado; al interior es hueca y aunque en su parte posterior está incompleta se observa escape de calor rectangular, el rostro es de forma triangular con el mentón ligeramente plano; los ojos son semioblicuos en bajorrelieve y con los párpados abultados, no presenta pupilas como suele darse en la representación de muertos y no se observan las carúnculas lagrimales pero el pliegue en esa parte del ojo está marcado, así como la marca de los arcos superciliares. La nariz está rota en su punta, pero se observan las fosas nasales y las aletas nasales que están marcadas por incisión, las fosas están hechas por punzonado ancho, el puente y el dorso nasal es delgado hasta llegar a la punta de la nariz que es alta; la boca está muy abierta con las comisuras hacia abajo y en el interior no se observan ni encías ni dientes, los labios son gruesos y ligeramente protuberantes; en los rasgos se puede apreciar que tiene ligeramente marcados los surcos nasogenianos y muy marcados los pómulos; la forma de la oreja es plana con el hélix formado por una aplicación al pastillaje en el contorno de la oreja, esto sólo visible en la oreja derecha. El cuello es sólido, pero se observa que es por la unión al cuerpo pues se ve el espesor similar al resto del rostro.

En los adornos se observa que las orejeras son grandes, de tipo circular de centro cóncavo, pero con aplicación al centro por botón circular plano. El tocado se compone por un sombrero de ala corta y de apariencia zoomorfa, está muy roto pero se observan por aplicación al pastillaje tiras que van dando forma a la parte superior de las fauces, así como a las comisuras circulares que simulan están abiertas, también es posible reconocer parte de las fosas nasales formadas por la misma técnica, además de los ojos formados por aplicación al pastillaje tipo botón, de gran tamaño y con acabado por punzonado irregular de poca profundidad, posiblemente realizado con la punta de los dedos. En el cuello se puede observar una gargantilla de doble línea plana con decoración por punzonado lateral grueso de poca profundidad y de tipo cuña. Al centro de la gargantilla queda la marca de aplicación de un adorno que abarcó las dos líneas, pero la forma no se puede definir.

La representación en terracota de personas muertas entre los grupos del Centro de Veracruz suele tener características muy particulares y distintas a la representación de descarnados.

Otras piezas de la sala