Acróbatas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Acróbatas | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Cultura Desconocida
Región Desconocida
Período Desconocido
Técnica

Concha Spondylus cortada, tallada, desgastada y con incrustaciones

Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1284
Investigador

Descripción

En esta diminuta pieza se talló una figura humana parada sobre la cabeza de otra, también de pie; tienen los brazos doblados en ángulo recto y están desnudas, con los ojos y la boca abiertos, orejas u orejeras y una banda que parece un tocado. De la que está arriba puede decirse que es una mujer, ya que tiene los senos resaltados; en la inferior un brazo cubre parte del pecho, el cual está plano, no obstante, las dos ostentan una línea en la zona púbica, a manera de genitales, y la cadera pronunciada, por lo que es posible que ambas sean mujeres.        

Los ojos muestran minúsculas incrustaciones de lámina color claro con forma de disco; en el círculo central sobresale el material base, que es la concha del Spondylus. Se trata de uno de los géneros de moluscos marinos pelecípodos, llamados también bivalvos porque cuentan con un cuerpo simétrico bilateral compuesto por dos valvas o partes duras que cubren al animal. El exterior de estas conchas presenta espinas; su coloración va desde el blanco hasta el púrpura intenso, aunque destaca el naranja en diversas tonalidades. En territorio mexicano se localizan en el océano Pacífico y en el mar Caribe; sobresalen las especies princeps y calcifer; la profundidad en la que se hallan es variable, en promedio de tres a cinco metros. Dada su materialidad, con seguridad este pequeño objeto fue muy valioso en su contexto original.

La disposición de una figura arriba de la cabeza de otra remite a la acrobacia. En el arte mesoamericano se conocen varias imágenes de individuos con el cuerpo contorsionado, cuyo desempeño se ha asociado con ámbitos rituales y cortesanos. En nuestros acróbatas llaman la atención las bocas grandes, abiertas y con una hendidura pronunciada, porque evocan sonido.

Aunque no es posible precisar su atribución cultural, cabe mencionar que piezas de concha Spondylus semejantes a la que vemos, tanto pendientes ornamentales como objetos sin perforaciones para colgar, como éste, se han registrado entre los testimonios de la cultura de las tumbas de tiro, cuyo asiento tuvo lugar en el Occidente mesoamericano entre el 300 a.C. y el 600 d.C.

En esta diminuta pieza se talló una figura humana parada sobre la cabeza de otra, también de pie; tienen los brazos doblados en ángulo recto y están desnudas, con los ojos y la boca abiertos, orejas u orejeras y una banda que parece un tocado. De la que está arriba puede decirse que es una mujer, ya que tiene los senos resaltados; en la inferior un brazo cubre parte del pecho, el cual está plano, no obstante, las dos ostentan una línea en la zona púbica, a manera de genitales, y la cadera pronunciada, por lo que es posible que ambas sean mujeres.        

Otras piezas de la sala