El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico
Carita sonriente (fragmento) | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Carita sonriente (fragmento) | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Carita sonriente (fragmento) | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Carita sonriente (fragmento)

Cultura Centro de Veracruz
Región Veracruz
Período Clásico tardío
Año 600-900 d.C.
Técnica

Barro modelado y moldeado. Rostro bruñido con aplicaciones de azul

Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 1215
Investigador

El que vende colores que pone encima de un cesto grande es de esta propiedad, que cada género de color pónelo en un cestillo encima del grande. Y los colores que vende son de todo género: las colores secas y colores molidas; la grana, y amarillo claro; azul claro […] y el ungüento amarillo llamado axi; y el chapuputli mezclado, con este ungüento amarillo llamase tzictli.

 (Fray Bernardino de Sahagún, Historia General de las Cosas de la Nueva España).

Quizá el más bello ejemplo de figurilla sonriente que se conserva en la colección del Museo Amparo pese a su estado fragmentario, es éste de la región central veracruzana. Sin embargo, hay en este inmejorable rostro muchas cosas que resultan extrañas. Es cierto que se trata de la cabeza de una figurilla sonriente, no cabe duda de ello, pero los rasgos de la cara se ajustan perfectamente al estilo de las cuencas de los ríos Blanco y Papaloapan, mientras que el acabado bruñido de la superficie en realidad es distintivo de la región de El Faisán y de toda la cuenca del río de los Pescados.

La pieza es muy hermosa, el molde del que se sirvieron los ceramistas para la fabricación del rostro es verdaderamente extraordinario, pero la pintura azul de la única orejera que le sobrevive, de las cuentas del collar y del adorno del tocado es de aspecto inusual, pastosa y con una densidad que ciertamente no es común en la pintura prehispánica. Además, se halla recubierta de una pátina que sin duda tiene una alta proporción de cal y que se adhirió a la figura de manera casi “deliberada”.

En realidad, hay muchas cosas inquietantes en este sorprendente rostro. No hay que olvidar que la colección de arte prehispánico del Museo fue adquirida a particulares a lo largo de varios años, y que el comercio de objetos arqueológicos en el caso veracruzano frecuentemente se hace acompañar de imitaciones que siguen la manera de las piezas antiguas y que además han sido hechas con el barro de la región.

Es interesante hacer notar que muchas de ellas han terminado exhibidas en los más importantes museos del mundo, el Metropolitan Museum of Art, entre otros; esto porque se han utilizado moldes originales en la fabricación de estas copias. Sin embargo, el caso de la pintura es muy distinto, es particularmente en el color azul, donde rápidamente se hace evidente la participación de materiales modernos.

En suma, no es posible estar completamente seguros de que esta hermosa figura sea en efecto original, aun así puede percibirse el uso de un molde antiguo en la elaboración del rostro, están presentes los rasgos y la armonía que distingue a los de hechura antigua, pero el bruñido y la participación de un engobe de un barro distinto es extraño y ajeno a la mayor parte de la producción alfarera de esta región de Veracruz. Aun concediendo que fuera una pieza original, a pesar del inusual tratamiento del rostro, la pintura azul definitivamente le fue agregada en época reciente.

El que vende colores que pone encima de un cesto grande es de esta propiedad, que cada género de color pónelo en un cestillo encima del grande. Y los colores que vende son de todo género: las colores secas y colores molidas; la grana, y amarillo claro; azul claro […] y el ungüento amarillo llamado axi; y el chapuputli mezclado, con este ungüento amarillo llamase tzictli.

Obras de la sala

El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico