El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico
Figuras femeninas planas, de pie y con pintura corporal | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figuras femeninas planas, de pie y con pintura corporal | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figuras femeninas planas, de pie y con pintura corporal | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figuras femeninas planas, de pie y con pintura corporal | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Figuras femeninas planas, de pie y con pintura corporal | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Figuras femeninas planas, de pie y con pintura corporal

Cultura Tlatilco
Estilo Tipo D2
Región Valle de México
Período Preclásico medio, fase Manantial
Año 1000-800 a.C.
Técnica

Barro modelado, pastillaje e incisiones; pintura roja sobre bayo

Piezas por lote 2
Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 672
Investigador

Entre las múltiples variaciones en la manera de elaborar las figurillas que presenta la llamada tradición D de Tlatilco, las del tipo D2 se caracterizan por ser muy planas, tener una cabeza particularmente grande en relación con el cuerpo y presentar un moldeado algo esquemático. Los senos son redondeados sin detallar los pezones, una ranura marca la articulación de la rodilla. 

En el caso de la primera figura, no se distingue con claridad la diferencia entre el pelo y el tocado. Una tira rodea la cabeza y de ella cuelgan en ambos lados, dos largas bandas o mechones que bajan hasta los brazos y una tercera sobre la nuca. En lo alto de la cabeza, una suerte de chongo redondo se prolonga hacia delante hasta alcanzar la cinta. Debajo de este pastillaje, dobles líneas incisas marcan lo que sería el pelo o el tocado mismo. Sobre la superficie cuidadosamente pulida, se utilizó el rojo para subrayar las incisiones en la cabeza y para la pintura facial. Ésta consiste en repasar las cejas, el contorno de los ojos y la orilla de la cara. En la espalda, una doble línea recorre la columna.

La segunda figurilla deja ver un menor dominio de la técnica. La superficie no lleva baño y solamente ha sido alisada sin pulir. La falta de control adecuado durante la cocción ha ocasionado manchas de oxidación que no permiten apreciar claramente la pintura roja en el peinado y en la cara, donde la policromía parece haber consistido en dos grandes triángulos que cubren los ojos y las mejillas, y cuyas bases van paralelas a la nariz con una línea mediana entre las dos. El peinado es asimétrico con el chongo dispuesto de lado.

Por la forma muy plana de las figurillas, se acentúa lo que parece ser una referencia a la deformación tabular erecta que practicaba una parte de la población del Valle de México y zonas aledañas en estos tiempos remotos del Preclásico medio.

Entre las múltiples variaciones en la manera de elaborar las figurillas que presenta la llamada tradición D de Tlatilco, las del tipo D2 se caracterizan por ser muy planas, tener una cabeza particularmente grande en relación con el cuerpo y presentar un moldeado algo esquemático. Los senos son redondeados sin detallar los pezones, una ranura marca la articulación de la rodilla. 

Obras de la sala

Obras asociadas

Salas de El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico