Baúl | Colección de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla
Baúl | Colección de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla
Baúl | Colección de Arte Virreinal y Siglo XIX | Museo Amparo, Puebla
Región México
Año Ca. 1940
Período
Siglo XX
Técnica Cedro rojo, madera, cuero policromado y hierro
Medidas 34   x 58  x 30  cm
Investigador

Descripción

Este baúl -con extrañas funciones de bufetillo, pues incluye una rugosa tapa abatible sobre la que es imposible escribir, y cajonería oculta en el interior- es un mueble producto del gusto neocolonial del siglo XX (posiblemente de la década de los años cuarenta). De ninguna manera se trata de una obra virreinal. Tal vez sea una pieza peruana, por el uso del cuero repujado y policromado, aunque en el interior aparecen motivos de animales y serpientes que recuerdan las soluciones mesoamericanas (Teotihuacán). Extraña, pues, sobremanera, la inclusión de lo neocolonial, alternando con formas del repertorio neoindígena del Altiplano central.

El mueble presenta un exceso de aditamentos innecesarios de hierro forjado y recortado, como fajones, flores, clavos y tachones estrellados, que aparecen por todo el mueble. En cuanto a las vestimentas de los personajes dispuestos en escenas de interiores, enmarcadas por motivos florales y vegetales, se puede señalar que son una suerte de elementos mal interpretados de calzones, chupas, casacas, capas, ropa de campo y mobiliario con aires virreinales, muestra clara del total desconocimiento de esta clase de indumentos y componentes de los ajuares domésticos. Los peinados -más bien estilizaciones- y el calzado, tampoco corresponden a la época virreinal.

Este baúl -con extrañas funciones de bufetillo, pues incluye una rugosa tapa abatible sobre la que es imposible escribir, y cajonería oculta en el interior- es un mueble producto del gusto neocolonial del siglo XX (posiblemente de la década de los años cuarenta). De ninguna manera se trata de una obra virreinal. Tal vez sea una pieza peruana, por el uso del cuero repujado y policromado, aunque en el interior aparecen motivos de animales y serpientes que recuerdan las soluciones mesoamericanas (Teotihuacán). Extraña, pues, sobremanera, la inclusión de lo neocolonial, alternando con formas del repertorio neoindígena del Altiplano central.

Otras piezas de la sala