Mujer sentada con manos sobre vientre abultado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujer sentada con manos sobre vientre abultado | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Mujer sentada con manos sobre vientre abultado

Cultura Cuicuilco-Ticomán
Estilo Tipo H4 Variante Cuautitlán
Región Valle de México
Período Preclásico tardío
Año 400-100 a.C.
Técnica

Barro modelado, pastillaje e incisiones. Superficie alisada

Ubicación Bóveda Prehispánico
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 803
Investigador

Descripción

Este pequeño personaje femenino presenta un peculiar objeto atrás de la cabeza; compuesto por un largo y grueso palo amarrado horizontalmente con un lazo, se trata probablemente de un dispositivo para amarrar el pelo que distinguía a ciertas mujeres con un alto peinado. El otro rasgo sobre el cual se detuvo el que modeló esta pequeña figura es el vientre para el cual pegó sobre el cuerpo una bolita de barro abajo de los pequeños senos, sin preocuparse por modelarla y alisarla para incorporarla plenamente al cuerpo. Le pareció suficiente horadarla a modo de ombligo para que se entendiera claramente que se trataba de un vientre abultado de una mujer embarazada.

La pintura rojo vivo sobre el cuerpo y el peinado refuerzan el acento que el alfarero puso sobre estos dos aspectos de la diminuta figura: su pertenencia a un grupo determinado de mujeres y el estado de gravidez. Aunque a menudo se ha propuesto que la abundante producción de figurillas femeninas durante el Preclásico habría de relacionarse con algún rito de fertilidad, las representaciones de mujeres embarazadas son escasas. Quizás en este caso, este objeto habría estado asociado efectivamente a algún tipo de gesto propiciatorio para asegurar la fertilidad de la mujer, el buen destino en el embarazo.

Este pequeño personaje femenino presenta un peculiar objeto atrás de la cabeza; compuesto por un largo y grueso palo amarrado horizontalmente con un lazo, se trata probablemente de un dispositivo para amarrar el pelo que distinguía a ciertas mujeres con un alto peinado. El otro rasgo sobre el cual se detuvo el que modeló esta pequeña figura es el vientre para el cual pegó sobre el cuerpo una bolita de barro abajo de los pequeños senos, sin preocuparse por modelarla y alisarla para incorporarla plenamente al cuerpo. Le pareció suficiente horadarla a modo de ombligo para que se entendiera claramente que se trataba de un vientre abultado de una mujer embarazada.

Otras piezas de la sala