Pablo Escalante Gonzalbo | El amanecer de las formas