Pablo Amador Marrero | El retrato del obispo Miguel Anselmo Abreu