Salas de Arte Virreinal y Siglo XIX

Sala 4. Tecnologías al servicio de ideas e imágenes


La creación de una obra artística requiere mucho más que una inspiración o una necesidad de crear o admirar una pieza. Durante el Virreinato, los artífices fueron personas especializadas que adquirían sus conocimientos dentro de los talleres de su mismo oficio. Por medio de una sabiduría basada en la experiencia y en las ideas vigentes sobre la belleza, el poder, Dios, la liturgia o la vida cotidiana, los artistas manipularon y transformaron la materia para convertirla en un receptor de sus aspiraciones, creencias o deseos. Las tradiciones tecnológicas fueron muy estables, y las visuales permitieron cambios de gusto con el tiempo. En el México Independiente se conservaron algunas, pero también se dieron cambios sustanciales en el uso de materiales y temáticas.

Los artistas desarrollaban sus habilidades poco a poco, imitando, haciendo e innovando las formas de trabajo de sus superiores y pares. Si bien, parte de los conocimientos eran compartidos entre distintos talleres, también cada uno tenía sus propias fórmulas, métodos y herramientas que, como la mano del maestro, dejaban huellas e improntas.

Ya que estas maneras de trabajo eran cotidianas, sus descripciones por escrito son muy escasas. Para identificar los materiales con los que se crearon las obras, pero también las tecnologías o técnicas con las que fueron hechas, hemos recurrido a estudios históricos y científicos. Estos últimos permiten explicar lo que los artistas sabían a partir de la práctica, así como a entender mejor las formas particulares de trabajo, además de identificar las mejores maneras de conservar las obras cuando se requieren procesos de restauración. En esta sala exponemos algunos de estos estudios de la Colección del Museo Amparo.

Obras

Documentos

Salas de Arte Virreinal y Siglo XIX