Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla
Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados | El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico | Museo Amparo, Puebla

Mujeres de pie, desnudas, con collares y peinados

Cultura Queréndaro
Región Jerécuaro, Michoacán
Período Protoclásico
Año 100 a.C.-100 d.C.
Técnica

Barro modelado con pastillaje y pintura blanca y roja

Piezas por lote 4
Medidas

9.3 x 5 x 2.5 cm | 9 x 3.7 x 2.4 cm | 9.5 x 5.3 x 2.5 cm | 9.3 x 4.7 x 2.5 cm

Ubicación Sala 4. Sociedad y costumbres
No. registro 52 22 MA FA 57PJ 812
Investigador

Descripción

Estas cuatro figurillas de la tradición Queréndaro comparten una clara herencia de Chupícuaro por el énfasis en los grandes senos y la región púbica. Las incisiones oblicuas en los ojos pertenecen a la variante de ojos en forma de diamante. También presentan el mismo cuerpo achaparrado y los brazos y piernas poco detallados.

Las piezas parecen haber salido de las manos de un mismo artista interesado en remarcar de singular manera las cejas: aplicó a la altura de la cara una masa de barro que aplanó cuidadosamente y recortó en forma de corazón a altura de la frente, subrayando así los arcos de las cejas.

Encima, aplicó pastillaje para la nariz, los ojos y la boca. Pero se esmeró en individualizar cada una de esas mujeres recreando con pintura blanca y roja, pastillaje e incisiones distintos peinados y collares. Sutil juego entre las normas de una tradición alfarera, firmemente establecida a lo largo de generaciones y la creatividad individual.

Estas cuatro figurillas de la tradición Queréndaro comparten una clara herencia de Chupícuaro por el énfasis en los grandes senos y la región púbica. Las incisiones oblicuas en los ojos pertenecen a la variante de ojos en forma de diamante. También presentan el mismo cuerpo achaparrado y los brazos y piernas poco detallados.

Otras piezas de la sala