Lecturas de un territorio fracturado

Del 22 de julio, 2017 al 16 de octubre, 2017

Lecturas de un territorio fracturado propone la revisión de varios argumentos artísticos que por un lado operan desde una reflexión sobre los ideales de un imaginario colectivo anclado a los relatos oficiales, y por el otro, establecen un replanteamiento de la relación entre forma y concepto. Asimismo, destaca la representación de la fractura social que habitamos, en la medida en que hacen una referencia explícita a los territorios sofocados por la violencia que niega cualquier posibilidad de representación ante su crudeza. Sin embargo, un punto de partida que está presente en varios de los trabajos es una relación pendular entre pasado, presente y futuro, donde las imágenes y objetualidades propuestas se inscriben también en los entresijos del imaginario popular.

La colección

La importancia de la Colección Amparo es innegable al ser un referente clave en la historia del arte en México, dado que se integra de un importante acervo de arte prehispánico, virreinal, de los siglos XIX y XX; y más recientemente con un interés particular en el arte contemporáneo. Originada entre las décadas de los cuarenta y sesenta como una colección privada de arte prehispánico, –que se registró a la par de las colecciones del Anahuacalli de Diego Rivera y de Dolores Olmedo– este acervo se ha ido incrementando con el paso de los años hasta la concepción, desarrollo y construcción de un proyecto museológico considerado como una de las instituciones culturales más importantes de México, enclavado en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla.

Su pluralidad es reveladora al integrar diversos géneros (pintura, escultura, fotografía, dibujo, artes aplicadas, entre otros) y períodos históricos que transitan entre un discurso de la cultura mexicana, uno de los principales ejes del proyecto de modernidad, y la urgencia de ser una colección contemporánea con artistas cuyas estéticas también se mueven en un registro de lo mexicano como categoría artística y política. Esta condición señala una constante negociación entre dos discursos artísticos que históricamente se han encontrado en oposición: ¿cómo ser cosmopolita y seguir siendo mexicano?, y en lo próximo de una política de las implicaciones culturales de lo privado en el contexto histórico y político que en gran medida se encontraban sujetas al Estado.

En este sentido, Lecturas de un territorio fracturado se propone como una exposición colectiva de la Colección de Arte Contemporáneo que indaga en la diversidad de estrategias plásticas de artistas pertenecientes a distintas generaciones, que retoman en su argumento discursos del proyecto de modernidad para proponer un comentario crítico y reflexivo sobre las implicaciones de la representación hoy en día.

Agrupar esta serie de propuestas bajo la noción de territorio, implica desplegar una variedad de operaciones y formas de la representación que los artistas incluidos en la exposición plantean en su discurso. Mientras que la idea de fractura alude al complejo panorama de la producción artística local,  surado por la realidad social y política del país.

A pesar de su diversidad, la exposición despliega las obras en función de las relaciones temáticas o formales que se van desarrollando a lo largo del recorrido con categorías como la alegoría, la narración escrita, el territorio, la ruina y por último, la economía de la representación, que han sido recurrentes en la escena local desde hace varias décadas y que de una u otra forma también se circunscriben en las otras colecciones del Museo Amparo.

Amanda de la Garza Mata | Curadora

Cecilia Delgado Masse | Curadora