The Indian Project: reconstruyendo la historia | Yoshua Okón. Colateral | Museo Amparo, Puebla

Yoshua Okón

The Indian Project: reconstruyendo la historia

Año 2015
Técnica

Video monocanal, 3 dibujos sobre manta, alfombra, 2 árboles artificiales, 2 escritorios de madera, 2 fresneles sobre tripiés.

Duración 15 mins  26 segs

Descripción

The Indian Project fue filmado en Skowhegan, un pequeño pueblo rebautizado en el siglo XIX con el que fue considerado su nombre nativo original. Esta región fue el sitio donde se llevaron a cabo los peores genocidios de la población nativo americana en el continente. En el pueblo no queda rastro de pobladores nativo americanos ni de su cultura. Durante los años sesenta, mientras la industria maderera declinaba debido a la sobreexplotación, la Cámara de Comercio de Skowhegan decidió construir una escultura de 24 metros de un nativo americano hecha de madera, a la que se refieren como “El indio más alto del mundo”, como una manera de atraer el turismo y producir nuevos ingresos. En el verano de 2014 la Cámara de Comercio estaba llevando a cabo una restauración de la escultura. Aprovechando esta situación, Okón invitó a los miembros del comité a cargo de la restauración a conducir un programa/performance en su canal de televisión local. A los miembros del comité se les pidió que hablaran de la historia de la estatua, sobre la adopción del pueblo de una identidad nativo americana y que representaran una “ceremonia de trance nativo americana” basada en sus propias nociones de lo que ésta constituía.

The Indian Project fue filmado en Skowhegan, un pequeño pueblo rebautizado en el siglo XIX con el que fue considerado su nombre nativo original. Esta región fue el sitio donde se llevaron a cabo los peores genocidios de la población nativo americana en el continente. En el pueblo no queda rastro de pobladores nativo americanos ni de su cultura. Durante los años sesenta, mientras la industria maderera declinaba debido a la sobreexplotación, la Cámara de Comercio de Skowhegan decidió construir una escultura de 24 metros de un nativo americano hecha de madera, a la que se refieren como “El indio más alto del mundo”, como una manera de atraer el turismo y producir nuevos ingresos. En el verano de 2014 la Cámara de Comercio estaba llevando a cabo una restauración de la escultura. Aprovechando esta situación, Okón invitó a los miembros del comité a cargo de la restauración a conducir un programa/performance en su canal de televisión local. A los miembros del comité se les pidió que hablaran de la historia de la estatua, sobre la adopción del pueblo de una identidad nativo americana y que representaran una “ceremonia de trance nativo americana” basada en sus propias nociones de lo que ésta constituía.

Otras piezas de la sala