Línea del tiempo

Esta representación gráfica del tiempo transcurrido entre el año 2400 a.C. y el año 1500 d.C. fue concebida y realizada, en una primera versión, por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, en la época en que se inauguró el Museo Amparo. En homenaje al arquitecto y reconociendo el gran interés del público en este recurso gráfico, se recuperó la idea de la línea del tiempo con algunas modificaciones, como el uso de imágenes en color y la generación de una franja específica para México, abajo de la franja de América.

Las líneas del tiempo nos permiten obtener una impresión sobre el tipo de sucesos que están ocurriendo simultáneamente en diferentes partes del mundo. El observador debe comprender que el tamaño y acomodo de las imágenes impide, en algunos casos, la correspondencia exacta con una fecha en particular. Por lo tanto, algunos de los contenidos tienen un carácter aproximativo y su función es señalar el tipo de obras características de las diferentes épocas.