Magdalena Fernández. Ecos

11 de julio de 2019. 19:55 h

El jueves 11 de julio de 2019 el Museo Amparo presentó ante medios de comunicación la exposición Magdalena Fernández. Ecos, organizada en colaboración con el Museo de Arte Carrillo Gil, bajo la curaduría de Carlos Palacios. La exhibición comprende un recorrido por el trabajo de Magdalena Fernández (Caracas, 1964), una de las artistas más reconocidas de América Latina.

Se trata de una exposición que retoma lo más significativo de los últimos diez años de trabajo de la artista venezolana a través de dos ejes temáticos: la naturaleza y el paisaje, y la abstracción geométrica. En ella se reúnen piezas que por su construcción y concepción generan un eco con el trabajo de otros creadores modernos a manera de homenaje.

Así se dio a conocer en la rueda de prensa realizada en el Auditorio Arq. Pedro Ramírez Vázquez, en la que participaron Ramiro Martínez Estrada, Director Ejecutivo del Museo Amparo; Carlos Palacios, curador, y Magdalena Fernández, artista.

Ramiro Martínez Estrada celebró el vínculo entre el Museo de Arte Carrillo Gil y el curador Carlos Palacios para lograr traer a México una exposición de las características y dimensiones de Magdalena Fernández. Ecos. Así mismo, señaló que esta es la primera ocasión en la que la Terraza del Museo se interviene con una pieza artística.

La exposición está conformada por veintiún piezas de video y videoinstalaciones, quince grabados en bajorrelieve y dos instalaciones en sitio realizadas exprofeso para el Vestíbulo y la Terraza del Museo Amparo.

Por su parte, el curador Carlos Palacios recordó que la idea de hacer esta exposición en conjunto con el Museo de Arte Carrillo Gil surgió hace más de un año con el objetivo de darle seguimiento a los artistas contemporáneos y los diálogos que se establecen entre ellos.

Palacios señaló que la obra de Fernández es de carácter sensorial ya que “nos lleva más allá de la experiencia de la mirada”. Así mismo, indicó que cada pieza invita al público a participar y evitar que se quede estática: “Estas obras se activan con nuestra presencia”.

Por ejemplo, la pieza diseñada para el Vestíbulo, 3i019, es una obra que busca un diálogo con el edificio a través de la intervención arquitectónica y espacial. Además de hacer eco con una obra de Piet Mondrian, su configuración de retícula suspendida que se descompone desde el techo hasta el suelo, le da la oportunidad al espectador de transitar entre la pieza, motivando su movimiento y otro nivel de diálogo.

La selección de piezas para Magdalena Fernández. Ecos, cuenta con obras de finales de los años noventa y de la década del dos mil, donde “nos permiten ver el universo de trabajo que lleva Magdalena”, finalizó Palacios.

Para la artista venezolana, la exposición se configura a partir del abstraccionismo: el espacio, la línea y el punto. Señaló que el abstraccionismo no sólo puede verse en esta exhibición, sino que se trata del trabajo de su vida, ya que considera que existe una potencia y estabilidad.

“Es la única manera que yo tengo de hablar” señaló la artista al recordar que el estudio de las matemáticas, el diseño y la influencia de su maestro ag fronzoni a lo largo de su formación, son la estructura que mantiene y genera todos sus procesos artísticos.

De acuerdo con Fernández, el motivo para que sus piezas dialoguen con las creaciones de otros artistas del siglo XX es debido a que “los referentes históricos son una manera muy fácil de agarrar algo que ya existe y transformarlo en las intenciones que yo tengo, que son contemplativas”. Por ello, sugirió que los procesos históricos y la naturaleza son vitales para comprender su trabajo.

Finalmente, Magdalena Fernández habló sobre un tríptico de pinturas móviles (video) que tratan sobre la crisis en Venezuela, país donde aún reside, y que buscó “conscientemente” hablar de ello en esta exposición. Se trata de una obra que será vista por primera vez, donde hace referencia al agua, al pan y a la luz, “tres cosas básicas a las que no puede acceder la gente”. Esta es la única pieza de la exposición donde Magdalena trabajó con el cuerpo humano.

El diálogo con los representantes de los medios de comunicación continuó en el Vestíbulo, las Galerías 1, 2 y 3, y la Terraza del Museo Amparo, donde la artista y el curador expusieron las características de cada pieza, sus motivaciones y los ecos y homenajes con la historia del arte.

Magdalena Fernández. Ecos se inaugurará el sábado 13 de julio a las 12:00 horas con una charla entre Fernández y Palacios con la historiadora de arte y arquitectura, Fabiola López Durán. La exposición estará abierta al público hasta el 3 de enero de 2020.

Magdalena Fernández (Caracas, 1964)

Realizó estudios de Artes gráficas en la Universidad de Boston, Estados Unidos en 1982. Entre 1983 y 1984 estudió Educación en física y matemáticas en la Universidad Católica Andrés Bello en Venezuela, siendo una de las artistas más activas y que aún reside en ese país. En 1985 ingresó en el Instituto Neumann de Caracas, de donde egresó como diseñadora gráfica en 1989. En 1990 comenzó a asistir a la Scuola Bottega de ag fronzoni en Italia, con quien hizo un curso de Inscape and Graphic Design hasta 1993. Desde 1990 hasta el 2000 trabajó como diseñadora gráfica independiente en Italia. El vínculo que ha mantenido desde sus inicios con el abstraccionismo y el constructivismo es lo que la distingue de sus contemporáneos, siendo reconocida a nivel internacional como una de las artistas más importantes de América Latina.

.

Rueda de prensa de la exposición: Magdalena Fernández. Ecos Participan: Magdalena Fernández | Artista Carlos Palacios | Curador 11 de julio de 201
1 0