Temporal. Marwa Arsanios, Antonio Bravo, Núria Güell y Cristóbal Sarro

06 de mayo de 2019. 10:23 h

El viernes 3 de mayo presentamos a medios locales la exposición Temporal, en colaboración con el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), que presenta el resultado de un proyecto de residencias realizadas en los alrededores de Ciudad de México y de Puebla por los artistas Marwa Arsanios, Antonio Bravo, Núria Güell y Cristóbal Sarro.

En la conferencia participaron los artistas Antonio Bravo y Cristóbal Sarro, acompañados por Daniela Pérez Villa, curadora de la exposición, y Ramiro Martínez Estrada, Director Ejecutivo del Museo Amparo.

Iniciaron la conferencia comentando que Temporal inició con la invitación individual a los cuatro artistas a realizar un período de residencia para producir un trabajo nuevo.

Daniela Pérez Villa compartió con los periodistas que Temporal presenta cuatro obras en formato de video, pintura e instalación, que profundizan en preguntas en torno a condiciones y problemáticas de dignidad humana, supervivencia y legalidad, conectadas con el mundo laboral.

La curadora explicó que el proyecto de Marwa Arsanios consitió en la investigación sobre el trabajo del hogar; cómo este suele ser considerado social y económicamente inferior; quiénes prestan servicios de cuidado, limpieza y atención en los hogares de otros y reciben a cambio un salario regularmente bajo; hasta indagar en el caso de las amas de casa, en el que no existe remuneración económica alguna. La investigación de Arsanios atestigua una mezcla de situaciones vinculadas al trabajo del hogar, en contextos culturalmente diversos. Prevalece sin embargo, el indicio de que existen condiciones similares que se replican en otros lugares y se ven impactadas por las representaciones que los medios llevan a cabo de esta labor, como en las telenovelas.

Arsanios presenta un video sobre la labor invisible en el hogar a través de diferentes grupos de personas que discuten sus condiciones. Mediante un reparto de actores y extras, sets de grabación para televisión, miembros del Sindicato de Trabajadoras del Hogar en México, colegas en Beirut y una trabajadora inmigrante, la grabación se sitúa en la borrosa línea que existe entre la puesta en escena y las conversaciones tras bambalinas, para observar el lado oscuro del pilar que sostiene la economía capitalista: el desvalorizado trabajo del hogar.

Sobre el proyecto de Núria Güell, la curadora explicó que su trabajo se concentra en el intercambio de diálogos, entrevistas y colaboraciones con nueve jóvenes menores de edad quienes sufrieron de abuso y explotación sexual. Con ellas, Güell trabajó a lo largo de distintas sesiones, la importancia de ser entendidas como sujetos políticos con autonomía cuyos conocimientos y experiencias pueden incitar a repensarnos como sociedad. Uno de los propósitos de la artista era realizar una exposición en conjunto con las jóvenes, la cual fue presentada en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) a partir de noviembre de 2018.

Con ese objetivo en mente, Güell les mostró en aquellas sesiones, una serie de pinturas del período colonial con escenas bíblicas para que llevaran a cabo una selección y para ser comentadas e interpretadas por las menores a manera de reflejo de su visión sobre las relaciones desiguales de poder y violencia entre géneros. Por otra parte, Güell invitó a una familia de exproxenetas (tratantes de menores) a complementar, a partir de su experiencia como tratantes, los comentarios realizados por las menores.

La artista tambiénpresenta su trabajo en formato de video. En éste yuxtapone esas distintas reflexiones a partir de una serie de preguntas que realiza la propia artista tanto a las menores como a los exproxenetas, para escuchar las experiencias de primera mano e incitar la conversación y reflexión en torno a esta problemática social.

El artista Antonio Bravo platicó durante la conferencia que al recibir la invitación para este proyecto, decidió realizar su residencia en el pueblo originario de su familia en el municipio de Tepexi de Rodríguez, Puebla, donde él nunca vivió. Interesado en incorporar conocimientos específicos como una forma de entendimiento y relación con el presente, Bravo llevó a cabo una investigación de campo que consistió en trabajar la cosecha y la siembra de maíz y frijol durante el temporal de 2016 y 2017. La dinámica de trabajo la dictaron la tierra y la comunidad. La investigación resultó, entre otros objetos, en una instalación que aborda conceptos que van desde la migración, la herencia, la pertenencia, el regreso y la violencia, hasta el esfuerzo físico requerido para cuidar, caminar y recuperar una forma de vida.

Bravo generó enunciados con respecto a labores y acontecimientos cotidianos que se desdoblaron en fotografías, en dibujos y, finalmente, en esculturas de tierra que forman una especie de campo de arado que despliega la vulnerabilidad de una autonomía alimentaria en peligro de desaparecer.

Por otra parte, el artista Cristóbal Sarro describió que su proyecto Urna de cenizas es la manifestación en múltiples formatos, de la primera etapa de resultados del proyecto de residencia,el cual se enfoca en el sacrificio animal. Cristóbal Sarro desarrolló una investigación en el Laboratorio de Fisicoquímica de la UNAM, con el propósito de crear su propia receta para elaborar un pigmento negro hecho de residuos óseos animales. Cuando obtuvo el pigmento, realizó múltiples pruebas de aplicación en diversos soportes. Analizó la permanencia, el cambio y la desintegración de los materiales para dar continuidad a su exploración técnica del dibujo anatómico animal a partir de una constante y minuciosa observación de las condiciones que afectan a distintas especies.

Sarro presenta un mural de pigmento a base de residuos óseos bovinos. El artista recurre a diversos tipos de fuentes para dibujar, su principal referencia es el animal vivo parado frente a él. Mediante esta estrategia, evita reproducir los errores plasmados en otras reproducciones visuales de representaciones animales.

Finalizaron esta conferencia comentando que la exposición permanecerá abierta al público en las en las Salas de Exposiciones Temporales Planta baja hasta el 8 de julio de 2019.