Toujours, el Museo como testigo