Ni héroes ni mártires. Juan Fernando Herrán