Altar de Dolores

08 de abril de 2017. 13:28 h

Visita el Altar de Dolores en las Salas de Arte Virreinal y Siglo XIX del 07 al 17de abril.

Cuando Jesús fue llevado al Templo por sus padres, el profeta Simeón advirtió a la Virgen María que su Hijo sería señal de contradicción y que ella sería traspasada en su alma con una espada, refiriéndose a los grandes dolores que experimentaría con la pasión y muerte de Jesucristo; por eso, las imágenes de María, bajo la advocación de la Virgen de Dolores o La Dolorosa, la representan con una daga que atraviesa el corazón.

Esta festividad es celebrada en México el Viernes anterior a la Semana Santa, fecha en la que la tradición popular considera que la Virgen María está muy triste al recordar a su Divino Hijo crucificado. Por eso en los templos y casas se acostumbra montar Altares de Dolores que le sirvan de consuelo y la distraigan, y en los que el eje central es la imagen de La Dolorosa, adornada con alhajas y, a veces, con un puñal de plata, rodeada de objetos con significados específicos.

Conoce el simbolismo de cada uno de los elementos que lo integran

• El papel picado morado del monumento escalonado simboliza el luto.

• Las doce velas o veladoras recuerdan a los apóstoles que acompañaron a María.

• Las naranjas con banderitas en papel de colores, que por el calor de las velas producen un murmullo, son para consolar a María.

• Las coronitas de espinas, hechas de palma o cucharilla, para simbolizar la Gloria de Dios y la glorificación de la Virgen.

• Las pequeñas latas o macetitas con brotes amarillos de trigo y alpiste, que al recibir la luz del altar se tornan verdes, significando la esperanza y la renovación de la vida, lo mismo que los pequeños animales huecos de barro poroso, que en su húmedo interior tienen semillas de chía que al germinar, adornan el caparazón de tortugas o la lana de los borregos.

• Las lágrimas de la Virgen simbolizadas por los ojos de Boticario; esferas de vidrio transparente de diferentes tamaños, en pilas de agua pintada de colores que deben su nombre al uso que les daban los boticarios, como lupas o lentes de aumento para poder leer las recetas médicas.

• Los vitroleros de aguas frescas de limón, jamaica, horchata y tamarindo, simbolizan también las lágrimas de María, que a pesar de su inmenso dolor son dulces y agradables, y así cuando los vecinos terminan su oración beben de ellas en vasos o jarritos, tras preguntar: ¿No ha llorado la Virgen aquí?

• Los fruteros simbolizan la solidaridad con que se convida a los visitantes a participar en el consuelo de María.

• Finalmente, las flores multicolores a diferentes alturas, logran magníficas composiciones que simbolizan la alegría con la que los devotos consuelan a La Dolorosa.