Cajas Fucsia | Ni héroes ni mártires | Museo Amparo, Puebla
Año 1996-2008
Técnica

Instalación, aluminio, cartón, papel y dibujo sobre pared

Descripción

Las Cajas Fucsia evocan las pruebas de un proceso judicial en contra de políticos, de congresistas y del presidente Ernesto Samper, acusados de financiar su campaña de 1994 con el dinero del narcotráfico. Durante el juicio, los testigos de cargo mencionaron en sus relatos unas cajas forradas de papel rosado con estrellas, las cuales habían sido usadas como medio de entrega del dinero.

La columna de cajas, al mismo tiempo que parece frágil y hueca, se erige de manera altiva en el centro de la sala con la soberbia propia a los poderes que se aprovecharon de sus contenidos en 1994. Rodeada de reproducciones de recortes de periódicos de la época, dibujadas a mano, y de una serie de textos extraídos de la indagatoria judicial de la Fiscalía, la columna aparece como atrapada en un cara a cara con la opinión, que a pesar de ser instigadora parece tener dificultades en socavar su estructura. Al mantenerse tan solemnes y tristemente cómicas, las cajas fucsia materializan los referentes ausentes de un escándalo convocando este juicio/farsa de 1994 y su significado político. Por falta de pruebas tangibles, el juicio fue suspendido y Ernesto Samper no fue declarado ni culpable ni inocente.

Las Cajas Fucsia evocan las pruebas de un proceso judicial en contra de políticos, de congresistas y del presidente Ernesto Samper, acusados de financiar su campaña de 1994 con el dinero del narcotráfico. Durante el juicio, los testigos de cargo mencionaron en sus relatos unas cajas forradas de papel rosado con estrellas, las cuales habían sido usadas como medio de entrega del dinero.

Otras piezas de la sala